Un viaje sin fotografías no es viaje


Muy personalmente, considero que la fotografía de viajes es un derivado de la fotografía documental, aunque por supuesto, más puntual. Mientras que dentro del mundo de la fotografía documental en general existe una diversidad de temas que abordar (sociales, culturales, ecológicos, etc.) los fotógrafos de viajes se dedican a recolectar imágenes de una cosa solamente…  sus viajes.

Este tipo de fotografía probablemente lo hemos practicado sin querer en algún momento de nuestras vidas, con las fotos de nuestras familias posando frente al Gran Jaguar por ejemplo, y les puedo asegurar que incluso esas fotos han hecho un buen trabajo al momento de contar la historia de su viaje y haciendo que sus demás tíos, primos y amigos, llenos de envidia, quieran embarcarse en una aventura parecida.

Pero para poder relatar su experiencia de una mejor manera (aparte de las fotos familiares) también es necesario dejar a nuestra futura audiencia descubrir el destino a través de nuestros ojos, y esto es importante ya que aunque no estemos físicamente dentro del cuadro, nuestro propio punto de vista se transmitirá en cada foto, y con ello, un poco de nosotros mismos también.

Entonces, aquí les dejo algunos puntos que pueden considerar para su próximo viaje programado (en especial durante esta época de vacaciones y el no tan lejano verano).

Investigación previa: es bueno empaparnos de información acerca del lugar que vamos a visitar, antes de salir. Esto ayuda para tener una mejor idea de los lugares que vale la pena visitar, el equipo que debemos llevar, etc. En general, es bueno tener una idea de lo que nos espera, y  evitar pasar varios días buscando elefantes en regiones de la tierra donde ni siquiera viven.

El lomo del garrobo, está localizado en la cima del volcán Suchitán. Mi investigación previa consistió en saber si alguien con mi pobre condición física llegaría con vida.

Sacrificios: ya sea tener que aguantar frío, tirarse repetidamente al suelo, dormir poco (o nada). Muchas fotos nacen de situaciones poco probables, eso las hace más interesantes.

Despertarse temprano puede ser una lucha que no siempre trae la recompensa esperada, pero vale la pena cuando si.

Despertarse temprano puede ser una lucha que no siempre trae la recompensa esperada, pero vale la pena cuando sí.

Estar más que atentos: como fotógrafos, nos encontraremos en muchas situaciones en las que no podremos controlar lo que está sucediendo, es por eso que debemos estar listos con lo que podamos (buscar un ángulo y exposición correctos) y esperar a que suceda la acción. Los mejores fotógrafos no solo están en el lugar y momento correctos si no que saben como reaccionar ante el instante, que probablemente no se vuelva a repetir.

Muchos momentos nunca vuelven a suceder, es necesario trabajar con todos los sentidos, mientras buscamos un encuadre, exponemos correctamente la foto y tenemos cuidado de no tropezar con nada.

Seamos sociables: un factor importante de muchos destinos a los que viajemos serán sus personas. Los locales son la fuente de información más valiosa con la que contaremos, seamos amables. Ellos nos pueden indicar cómo llegar, qué comer y en general, completar la experiencia. Si vemos la oportunidad de tomar fotos de alguien, debemos ser pacientes, si llegamos tirando fotos desde el principio es muy probable que ellos se sientan molestos (pónganse en su lugar). Dejemos que estén  advertidos de nuestra presencia, que nos conozcan un poco –que sepan que somos fotógrafos-, las primeras fotos que tomemos que no sean de ellos y ya en confianza, sacamos el retrato. La mayoría de personas se sentirán orgullosas de mostrar lo que hacen.

Untitled

¿Qué sería de los lugares sin sus personas?

Mejor cerca que lejos: los lentes largos ayudan a tomar fotos geniales, pero nos pueden mal acostumbrar. Busquemos estar físicamente más cerca, luego eso mismo se sentirá por quienes vean las fotos.

Estar cerca, también quiere decir soportar algunos olores

Qué nos inspira del lugar: si visitamos algún lugar en específico, ¿por qué lo visitamos? Ya sean sus personas, costumbres, paisajes, arquitectura; es importante poder transmitir eso que nos atrae de cualquier destino.

En las Nubes

Para tomar esta foto de una iglesia en Quezaltepeque, Chiquimula, pedimos permiso para subir al techo. Además, tuvimos la suerte que justo ese día la habían terminado de pintar.

Contemos una historia: “allí estamos en el aeropuerto, allí vamos en el carro, allí es cuando llegamos…” así cuentan nuestras mamás las historias de cuando fuimos en vacaciones familiares. Pues es el mismo efecto pero sin que nosotros digamos una palabra, dejen que sus fotos lo hagan. A veces podemos dejar que el observador cuente una porción de la historia, dejando algunos elementos a su imaginación.

Viendo Pasar Gente

Sin duda, lo mejor de la fotografía es que si queremos tomar una foto de un montón de pingüinos en el polo norte, será necesario ir al polo norte, buscar unos pingüinos y tomarles fotos (para su previa investigación, podrán pasar toda su vida buscando pingüinos en el polo norte porque solo viven en el polo sur).

Espero que en su próximo viaje (sea a donde sea que vayan) estos consejos les sirvan de ayuda.

Y claro que el espacio está abierto a más aportes, si ustedes quieren añadir algo más. Quién soy yo para privarlos de esa hermosa característica del Internet.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s