La ciudad de las voces


Desde el período preclásico de los mayas –aproximadamente unos 1000 a.C.-, esta ciudad fue establecida y  mantuvo un crecimiento sostenido de su población, alcanzando su máximo durante el clásico tardío –a partir del 700 d.C.-. Con un número de habitantes que se mantuvo dentro de las decenas de miles, arquitectura monumental y avances tecnológicos; esta metrópoli se erguía como una de las ciudades más grandes de las Américas.

La grandeza de la ciudad comenzó a verse alrededor del 400 a.C., cuando se construyeron las primeras pirámides importantes. Con el paso del tiempo y el declive de los vecinos en el norte, como la ciudad del Mirador, poco a poco Yax Mutul –su nombre original- fue convirtiéndose en el centro del poder de la región.  Así, llegando al período clásico, entre 200 y 900 d.C., la ciudad mandaba en el ámbito político, económico y militar de la región.

Aunque situada en la selva del norte de Guatemala, su ubicación está distante de fuentes importantes de agua. Esta adversidad llevó a los mayas a ingeniar un sistema de embalses, producidos desde las depresiones en el suelo, resultantes de las calderas locales de donde extraían la piedra caliza para sus construcciones. Estos pozos eran luego impermeabilizados para su uso como depósito de agua proveniente de las lluvias estacionales. Las plazas principales fueron construidas de manera que el agua de lluvia se pudiera canalizar a estos estanques.  Esta solución al problema de escasez de agua, se mantiene como una de tantas declaraciones del ingenio maya; arqueólogos que trabajaron en el descubrimiento de los vestigios de la ciudad en el siglo XX, restauraron uno de los depósitos, completamente funcional después de varios cientos de años desde su creación.

Según se iba desarrollando, el incremento en la demanda de recursos de una población en crecimiento, obligó a los pobladores a acudir a la agricultura intensiva y el deterioro del medio ambiente local, aunado con su dependencia a las lluvias -en períodos escasas- y las constantes guerras y acoso de las ciudades rivales, Yax Mutul fue gradualmente perdiendo su poder.

Actualmente solamente se encuentran ecos de una ciudad que en algún momento fue el centro de su mundo. Una grandeza que todavía no ha sido completamente desvelada, ya que de sus miles de estructuras que se encuentran dentro del sitio, hoy en día solamente nos maravilla una pequeña fracción del total de monumentos, estelas, pirámides y templos; que luego de décadas de trabajo han salido a luz. Quizá el abrupto final sirva como una lección para nuestros tiempos, ya que el uso desmedido de recursos es un tema que sigue vigente.

En su plaza central se encuentran frente a frente dos templos importantes, el Gran Jaguar y el Templo de las Máscaras.  Las paredes de piedra que conforman las salas construidas en la parte superior de las pirámides, tienen depresiones que funcionan como amplificadores de sonido, haciendo que quienes hablaran desde lo alto tuvieran voces como de dioses. Luego del descubrimiento de la ciudad en 1840, Yax Mutul recibió el nombre de Tikal, que en idioma maya quiere decir “lugar de las voces”.

Untitled

IMG_7245

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

IMG_7247

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

IMG_7285

IMG_7287

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

3 thoughts on “La ciudad de las voces

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s